Ultimate Xtreme Fighting
Inicia sesión en la mejor liga de lucha virtual de foroactivo.

Uróboros

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Uróboros

Mensaje por Cloud el Mar Mayo 02, 2017 4:47 pm

Dicen que las peores pesadillas son aquellas que con facilidad pueden hacerse realidad… Aquellas en las que al despertar, lo único que ves es una habitación cuadrada en la que estas solo… Pesadillas absolutas… Esperen… No es así como despertamos cada vez?
 
La voz se apaga. Todo es negrura infinita. Se escuchan pasos, lentos, temerosos, inseguros. Los pasos son suaves, la persona no camina sobre piso, sino sobre césped. Se puede oír como se doblan las hebras verdes bajo su peso. Es increíble el silencio sepulcral que hay en el lugar, tanto que permite oír esos pequeños detalles. La única interrupción, es una respiración agitada y entrecortada.
 
Los temblorosos pasos continúan. Un pequeño grito. El sonido de una rama crujir y romperse. Solo fue un pequeño susto. Tras un segundo de suspiro, continua su camino.
 
El peor miedo del ser humano es la oscuridad total… Esa que no le permite ver que tiene en frente y lo obliga a caminar tembloroso, sin camino fijo, cuidándose, siempre expectante… Pensando que saldrá de la penumbra para matarlo… Nada aterra más al humano que estar solo cuando se apagan las luces…
 
Se escucha un chasquido. Ha recordado, tiene un encendedor en su bolsillo. Intenta prenderlo, pero no puede. Chasquido, chasquido, chasquido. Lo que parecía una buena idea se vuelve una asquerosa desesperación. Gime, balbucea, casi llorando. “Enciende por favor”. Inútil, no encenderá. La resignación se vuelve palpable, y un grito de furia la confirma. El encendedor ha salido volando, muy lejos.
 
Realmente, quieres encender la luz? Haz pensado que, tal vez lo que veas sea mucho peor?... A veces es mejor no ver, para no experimentar lo terrible de la realidad… Sientes tu esperanza perdida? La sentiste alejándose junto con tu encendedor?... Dime… Caminaras en círculos eternamente?
 
Los pasos continúan. La respiración, cada vez más agitada. Susurros en voz baja, esta rezando? Quiere llorar. Su voz se rompe. Se escucha un golpe seco. Cayó sobre sus rodillas sobre el césped. Desconsolado. Se entrega. Llora.
 
Es la naturaleza del hombre rendirse ante la adversidad… Como es la naturaleza de los Dioses ponerla a prueba… Necesitas esperanza?... No… Tal vez lo que necesitas… Es solo un poco de eso que perdiste… Fuego…
 
A lo lejos, una pequeña luz se enciende. El hombre levanta la cabeza. La ve. Se levanta… Y corre. Casi en locura, se dirige hacia esa pequeña fuente de iluminación, que puede ser su salvación. Una caída. Pero no le importa, se pone de pie y continúa.
 
Así como es tu naturaleza rendirte… Es la naturaleza del fuego consumirlo todo… Acabar con todo en su camino hasta que no quedan más que cenizas… Y oscuridad… Corre… Busca tu salvación… Y tu perdición.
 
La respiración agitada por el miedo, esta vez es por puro cansancio. Pero, a pesar de todo, no deja de correr. Sigue, sigue. Cada vez, lo que era una pequeña luz, va haciéndose más grande. El sonido de ramas rompiéndose es cada vez más frecuente, los pasos más pesados. La ansiedad por llegar a la luz… Necesita la luz.
 
Puedes sentirlo? Ya casi llegas… Está al alcance de tu mano… Sientes el calor?
 
El hombre continúa su carrera, ya casi… Ya casi! Espera…………….
 
Sabes que es lo mejor de la naturaleza del fuego?... Que una vez lo ha consumido todo y se extingue… De las cenizas, vuelve todo a nacer…
 
Se ha detenido en seco. Un grito de angustia y miedo. Ha llegado por fin al origen del fuego, pero no está solo... Justo en frente, hay una figura, sentada, en cuclillas. Es la voz que lo atormenta. Esta de espaldas. Jugando con el fuego. Solo puede ver una enorme cabellera que a la luz del fuego parece castaña, caer sobre una espalda desnuda. Y un tatuaje. Uno que no puede identificar.
 
Dime… Que es Uroboros?
 
El pobre ser, aterrado, se queda inmóvil mientras esa figura impresionante se pone lentamente de pie. Solo viste unos jeans azules y unas botas CAT negras.
 
Lo sabes?
 
No puede responderle. Está paralizado por el pánico. Quiere correr. Está en peligro. Algo le dice que está en peligro, pero no se puede mover. No sabe qué hace ahí, o como llego. Algo grita en su interior. Su sentimiento de auto conservación. “Muévete!”... Sus piernas no se mueven un centímetro.
 
Uroboros simboliza el esfuerzo eterno e inútil de los humanos… Sus intentos de romper un ciclo que nunca se romperá… Siempre vuelve a comenzar a pesar de lo que se haga para impedirlo…
 
La figura se gira finalmente. El hombre aterrado simplemente observa. No lo conoce. Nunca en su puta vida lo ha visto. No, él no lo conoce, pero el resto del mundo sí. Cloud lo escogió por esa misma razón. Sus ojos brillan con un fulgor extraño, una especie de fuego verde.
 
Por eso, el fuego es Uroboros… Se asesina y se fertiliza… Se lleva su vida y se da a luz… Deja cenizas y de estas surge otra vez el mundo, solo para ser devorado de nuevo… Es un ciclo que se repetirá durante toda la eternidad… Y, estamos llegando… Al fin de la Era del Fuego… Pronto, todo será abrasado y solo quedaran cenizas y una noche eterna…
 
“Por qué me dices esto?” quiere decir, pero de su boca no sale una sola palabra. Cloud camina hacia él, y siente que se orinara en los pantalones. Antes no lo había visto, pero ahora sus ojos no pueden dejar de mirar un detalle. Su mano derecha es una puta antorcha. Se está quemando a sí mismo. Tiene la mano envuelta en trapos que están ardiendo, y con esa mano de fuego se acerca.
 
Entiendes algo de lo que te estoy diciendo?
 
Su mente es ruido blanco. Tiene la figura justo en frente de él. Esta sudando. Siente el frio en su espalda. De repente, un jadeo de terror. Está tocando su cara, tiene su mano izquierda sobre su rostro y acerca el fuego de la derecha. No puede ni parpadear, sus ojos reflejan pánico.
 
Mírate… Tienes miedo. Pronto, lo asimilaras todo. No solo tú, todos quienes miran esto, lo harán.
 
“Todos… Quienes miran esto? Quienes? De qué demonios habla?!” Logra abrir la boca, pero solo sale un ruido seco. Ese demonio de ojos verdes acerca su rostro al suyo, casi puede sentir su respiración.
 
Desde que fui nombrado Mortarca sabía que este momento llegaría, y me he estado preparando para ello. Para la llegada de la noche eterna.
 
“Mor-qué? De qué demonios hablas? Por qué me haces esto?! Por qué nadie me ayuda?! Si hay alguien viendo esto… Ayúdenme… Por favor!!...” Pero nuevamente, su voz solo suena en su cabeza.
 
Los he dejado descansar mucho, he estado ausente, dejándome ver poco, pero es hora de que eso de un giro. Volveré a donde me corresponde estar, donde se me ha ordenado. La violencia es muy divertida, y darle un sentido lo es aún más. Después, no importa como termine todo, porque de una forma u otra, te recordaran. Dejaras una cicatriz en su mente que no podrán olvidar jamás, sin importar cuanto se esfuercen. Lo entiendes?
 
No lo entiende, nunca lo entenderá. Solo quiere que todo termine, que se calle, que lo deje ir, que pare esa tortura. Acaso lo divierte? Si… Lo divierte… Si no, no tendría esa puta sonrisa.
 
Un Guerrero me ha amenazado, y lo hare caer. El hombre de la máscara, lo hare caer. El Baptista, lo hare caer. El Lobo Solitario, lo hare caer. Ex campeón, lo hare caer.  Todos caerán en la Oscuridad Eterna de una forma u otra. Y me divertiré… Me divertiré mucho. De una forma u otra, me divertiré. Por qué, esto… Esto es lo que hacemos… Es lo que nos gusta. Y somos los mejores haciéndolo. No nos importa lo que hagan los demás, no somos como ellos. Somos diferentes, nuestras infancias fueron diferentes.
 
Está muy cerca. Siente el calor de su mano ardiendo. Este aterrado pero no sabe qué hacer, no puede hablar y algo le impide retroceder y alejarse. Dejar de sentir miedo? Demostrar comprensión?
 
No hay espacio para niñerías y muestras de egocentrismo. Ah, la clase de cosas que tengo que ver. Creo que ha llegado el momento para demostrar un punto. Ya lo hice la semana pasada, me toca confirmarlo. Dar un paso al frente. Que crees? Debería de llegar e intentar demostrar mi punto?
 
Si, se ira… Tal vez… Si sonríe? Su pánico hasta ahora lo ha divertido, pero si le demuestra que lo entiende, tal vez lo libere? Debe intentarlo. Un intento muy triste, lo sabe. Pero de alguna forma, dibuja una sonrisa en su cara. “Te entiendo”
 
Veo que apoyas mi idea. Sí, eso es lo que hare. Iré y preparare todo. Dejare una cicatriz en la mente de quien me encuentre. Y lo preparare todo. Comenzaremos el camino del entendimiento, de nuestro dominio. Daremos fin al Fuego y comenzara La Noche Eterna. Mi preciada noche. Ha sido divertido platicar contigo.
 
“Si! Si! Me dejara ir!” No importa el calor, o su excesiva cercanía. Se ira, si, se ira. Era lo que tenía que hacer. Solo tiene que aguantar un poco más. Mantiene la sonrisa. Intenta asentir con la cabeza. Se detiene. Se está acercando más, siente su respiración en su cuello. Acerca su boca a su oreja. Le susurra.
 
Sabes lo que te hare?
 
La sonrisa desaparece. Está teniendo una erección? No sabe que le hará. No quiere saberlo.
 
Eres un chico malo. Siempre lo has sido! Por eso te escogí…
 
Siente la mano izquierda del hombre sobre su espalda, lo está empujando para doblarlo, quiere tirarlo al suelo. No puede hacer nada. Como una estatua, es manejable. Cae al suelo. Siente el césped sobre su cabello y su espalda. Y la excesiva cercanía del otro. Por suerte, mantiene su mano en llamas lejos y no se quema. Sabe que ese tipo tiene su mano protegida, pero igual no se explica como el calor no lo ha quemado.
 
Tranquilo… Esto te dolerá. Al contrario, te gustara. Tal vez lo disfrutes más de lo que yo lo hare.
 
Siente nuevamente su mano izquierda sobre su rostro. Su pecho desnudo sobre playera, sus piernas… Todo. La respiración en su rostro. No pudo evitar la erección. Quiere gritar, pero ya no sabe que gritar. “No… Por favor…”
 
Relájate.
 
Tras varios segundos, siente como se mueve, se quita lentamente de encima. Su cuerpo lo recorre junto con un escalofrió. Suspira aliviado. Pudo suspirar! Siente como recupera el control sobre su cuerpo! Mueve los dedos y estos reaccionan! “Si! Gracias! Gracias! Me dejara ir!! Me dejara i…”
 
Cloud coloco su mano derecha, aun envuelta en mantos y ardiendo como una antorcha sobre el rostro del hombre.
 
Y aquel hombre por fin grito. Pero nadie lo escuchaba. Lloro, sollozo, pero a su alrededor todo era silencio. Se retorció, peleo. Y el dolor se apodero de él. El menor de los Mortarcas mantenía un rostro solemne, hasta que acompaño los gritos de la víctima con canticos.
 
“Prepárense para la llegada del fuego! Para retorcerse en sus llamas y gritar! Cantar junto al Dios de la muerte antes de desaparecer! Cenizas quedaran! Cenizas se volverán! La Ceniza buscara fuego pero no lo encontrara! Y al morir la llama, la Era del Fuego terminara y dará paso a la Era De La Oscuridad! La noche eterna llegara y solo los elegidos por el Dios caminaran sobre los restos calcinados!”
 
Voy de camino… El primero de los emisarios… La premonición de un final que todos conocemos… Jugaremos… Jugaremos hoy? Y moriremos…
 
Moriremos hoy?

Entonces los gritos cesaron... Y aquel hombre dejo de moverse. 
avatar
Cloud

Mensajes : 400
Reputación : 29
Fecha de inscripción : 11/10/2016
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.